Centrándonos en las pinturas, podemos observar diversos paneles rocosos que presentan concentraciones apreciables de motivos a lo largo del abrigo. La técnica empleada es la pintura, a base de colores ocres rojizos obtenidos de óxidos de hierro naturales molidos y aglutinados con agua. Los mismos se aplicaron sobre la roca, bien directamente con las manos –principalmente con los dedos-, y también con la ayuda de pequeños pinceles de pelo animal y pequeños trozos de piel. Trazos lineales, pero también aplicaciones en extensión de color (tintas planas), permiten definir motivos concretos, cuando no simplemente formas indefinidas a nuestros ojos.
Tags: