La marca “Paraíso Rupestre”, agrupa una red de centros de interpretación del patrimonio arqueológico vinculados a los grandes hitos patrimoniales del Oriente de Asturias, que permiten el acercamiento del visitante a aspectos variados de su riqueza cultural, muy en especial al Arte Prehistórico conservado en las grutas y afloramientos rocosos de la zona. Además, es posible visitar la Cueva de Avín (dedicada a la fauna glaciar de la Prehistoria) o practicar espeleología en la cueva de La Peruyal en donde podrá contemplar los restos fosilizados de un rinoceronte lanudo de unos 40.000 años. El Arte Rupestre paleolítico, el primer arte de la Humanidad, es la oferta que encontramos en las cavidades de El Pindal (declarada Patrimonio Mundial por sus valores artísticos y arqueológicos –pinturas y grabados-), La Loja (con uno de los paneles de uros y caballo más sorprendentes de Europa), y El Buxu (con exquisitas representaciones grabadas de caballos, entre otras figuras).    El Arte Esquemático de finales del Neolítico y de la Edad del Cobre puede ser admirado en el Dolmen enterrado en un túmulo bajo la Capilla de la Santa Cruz, y muy especialmente, en el espectacular sitio de Peña Tú, en plena Sierra plana de la Borbolla, donde se ubica uno de los ídolos prehistóricos más conocidos de España. Arte Paleolítico, Auriñaciense (en torno a 30.000 años), Gravetiense (entre 28 y 21.000 BP.), el Solutrense (entre 21 y 17.000 BP.) y principalmente del Magdaleniense (entre 17 y 11.000 años de antigüedad), así como también Arte Esquemático (5.500-4.000 años de antigüedad).
POINT (-4.972967 43.335487)
Tags: