Se desarrolla en este abrigo uno de los paneles pictóricos más complejos y enigmáticos del arte esquemático peninsular y una de las páginas más bellas de la prehistoria provincial. Consta de una treintena de motivos que, por su realismo unos y por su abstracción otros, pueden ser agrupados en cuatro subgrupos dentro de la posible uniformidad intencional del conjunto. A la izquierda, y con marcado carácter realista, vemos un varón, un asno, una mujer sin cabeza pero con faldellín, dos animales enfrentados y un macho cabrío, todos en la misma dirección, con los animales trazados de perfil y las figuraciones humanas de frente. En el centro se concentran los motivos abstractos, en geométrica posición y marcado simbolismo: cayados, boomerang o báculos, líneas en zigzags, doble círculo, círculos simples, con  punto en su centro o con apéndices ascendentes o descendentes quebrados e, incluso, siluetados de posibles recipientes en forma acampanada. Más a la derecha aparece un varón y un cuadrúpedo muy esquematizados, hasta el punto de quedar reducidos a meras manchas, puntos y barras de pintura. Mientras, en el extremo inferior, podemos observar una configuración más realista, integrada por un varón y un cuadrúpedo acompañados de otras figuras abstractas. Se ha querido ver en esta secuencia una escena mágica, ceremonia totémica o un simple ritual de ofrendas, donde los motivos circulares representarían máscaras ceremoniales, sin que ello impida relacionarlos con el grafismo megalítico y con ciertas representaciones astrales.  
POINT (-2.5496878719 41.8168857876)
Tags: