En el año 737, reinando Favila I (hijo de Pelayo), se levantó una capilla en honor de la Santa Cruz. Sería, según la tradición, el primer templo cristiano bien documentado en la historia de Asturias y el panteón fúnebre del propio monarca. Este templo se erigió sobre un túmulo dolménico (lo que sirvió a la vez para cristianizar este reciento funerario prehistórico de reminiscencias paganas).
POINT (-5.130438 43.352754)
Tags: