Contiene evidencias de ocupación humana de todos los períodos del Paleolítico y de parte de la Prehistoria Reciente. Gracias a su registro arqueológico es posible tener un conocimiento de las condiciones ambientales, de la flora y fauna, de la anatomía humana, del desarrollo tecnológico, de las actividades económicas y del comportamiento social y simbólico de los últimos 150.000 años.
Tags: