Quizás la pieza más reproducida del dolmen de Soto. Identificada por Obermaier e interpretada en los años 80 como una estela reutilizada. Hoy podemos asegurar que esta pieza fue varias veces redecorada. La última protagonizada por un antropomorfo de trazo angular profundo situado sobre el cinturón de la segunda estela grabada. La zona más espectacular se sitúa en la base del soporte: una cara en relieve con ojos y un seno. Desgraciadamente presenta serios problemas de conservación.
Tags: