El soporte está fragmentado, pero conserva los famosos grabados de una “madre y un hijo”, descritos así por Obermaier. Hoy podemos señalar abundantes restos de pigmento rojo, además de diversas fases de grabado, que incluyen un puñal en la zona más baja.
Tags: