A lo largo del recorrido contemplamos infinidad de formaciones geológicas de gran belleza y vamos dejando atrás diferentes paneles y galerías en pequeños espacios laterales (no visitables por motivos de conservación y por dificultad de acceso), que atesoran conjuntos de pinturas y grabados, desde los más antiguos de la cultura auriñaciense, como son el camarín de las vulvas (pinturas realizadas en rojo) y la galería de los antropomorfos, hasta los más recientes como son la galería de los caballos (grabados zoomorfos) y otros paneles de pinturas y grabados paleolíticos de menor interés.
Tags: