Este ortostato es el mejor ejemplo de una de las técnicas de grabado más originales que aporta el dolmen de Soto: la abrasión. Con ese sistema se prepararon superficie y se definieron perfiles de armas, esencialmente hojas alargadas o posibles hachas y puñales.
Tags: