Tras alcanzar el punto conocido como sala del entronque, donde confluyen la galería que recorremos, la que conduce al yacimiento arqueológico y la entrada original y la sala que alberga el gran panel de pinturas, la visita nos dirige hacia la izquierda en busca del rumor del río San Miguel (responsable de la formación de la gruta) y del impresionante panel principal repleto de figuras de animales, que alberga una de las grandes obras del arte rupestre europeo, declarada por la UNESCO Patrimonio de la Humanidad.
Tags: